Yo siempre hablo Otomí

Autor: Jaime Raúl Calderón Calderón

En esta publicación, se retoman los trabajos que se han desarrollado, durante la segunda mitad del siglo XX e inicios del s.XXI. De entre estas publicaciones “El otomí de Ixtenco” (Lastra, 1997), es un aporte funda- mental por tener una descripción puntual de la morfología y fonología de esta variante otomí poco conocida hasta la década de los noventa del pasado siglo, por ello se aconseja consultarlo cada vez que se pueda. El estudiante, el instructor o cualquier persona interesada en un panorama general de las variantes otomíes y su diversi cación puede revisar “Unidad y diversidad de la lengua. Relatos otomíes”, también publicado por Lastra (2001).

A raíz de estos datos, se hizo una encuesta sociolingüística, comprendida en un trabajo de campo durante junio 2012, para conocer el grado de vitalidad que tiene la lengua, y sus perspectivas a futuro, lo que necesaria- mente desencadenó la necesidad de contar con un método de enseñanza del otomí, lo más compacto posible y e caz dada la urgencia de paliar de alguna manera este vacío permanente para la lengua otomí. Sobre todo, va dirigido a aquellos hablantes pasivos, que entienden la lengua, pero que no la pueden hablar uidamente, así como para los estudiantes interesados en seguir este proceso de aprendizaje y por último para los profeso- res que hablen o no hablen la lengua les plantea un punto de partida para elaborar su propio material didáctico dirigida a niños, jóvenes o adulto, además de la posibilidad de avanzar en su aprendizaje sólidamente.

En esta introducción no se abordan temas lingüísticos, ya que se irán exponiendo dentro del texto, para que así cumpla con su función explicativa.

La versión iBooks tiene el audio integrado y para la versión PDF lo puedes descargar desde aquí.

 

 

 

Vocabulario

 

Libro de Texto

 

Videotutorial

Descarga Calibre

Descarga Aldiko